Escrito el día:
Comentario

Durante el día a día de este años, tuve que hacer una depuración real de las herramientas que uso constantemente para escribir, llevar los proyectos de Kuroniria y llevar todo el barco en orden.
Actualmente este es el “kit básico” para andar a trote.

Software

Sunrise

Desde hace poco más de un año, regresé a Android y estoy más que feliz con esta app.
Puedo agendar mis citas de trabajo con iCal y sincroniza perfecto con la cuenta de iCloud.
Un básico en tus apps ;)

PushBullet


Esta aplicación me ha salvado de estar al tanto en algunas juntas. Las notificaciones de tu teléfono en todo momento. Correos, transferencia de archivos, llamadas y mensajes de todas tus aplicaciones.
Si lo integras con IFTTT podrás tener cosas bien interesantes ;)

Flipboard.

El lector favorito de mis dispositivos. No más.

Trello

Una excelente aplicación todoterreno para la hora de organizar la información para los proyectos que llevamos día a día. Puedes integrar servicios como Dropbox, GApps y otros.
En conjunto, utilizamos el método kanban.
Te dejo un template en Trello para que lo adaptes a tu gusto.

Slack

Más allá de calificarlo como un cliente de mensajería corporativo, es una herramienta que está eliminando mi correo electrónico y los canales de comunicación instantáneo. Su integración a Trello es fantástica y muy útil.

Hardware

Macbook Air 11”

Desde hace más de 10 años estoy en Mac OS.
Mi vida se volvió más eficaz y sencilla.
No hay palabras para definir la estabilidad y bondades del sistema en cuanto a gestión tipográfica, color y conexión con casi todo el hardware (scanners, impresores y otros)

Samsung S6

Uno de los mejores terminales que he tenido en los últimos años.
Después de probar la Note 3, quedé fascinado con la gestión de recursos en cuanto a la duración de pila y pantalla. La cámara es de lo mejor del mercado, así como la resistencia a nivel de hardware. No está de más, comprarle un case.

Samsung Galaxy NX

Cuando Samsung me dio el equipo, tuve mis diferencias en cuanto a la tecnología mirrorless.
He disfrutado mi viaje y experiencia con este equipo. Puedo editar de manera fantástica con Snapseed y VSCO.
Para grabar video, te recomiendo usar Cinema FV-5.

Si tienes un “chip de sobra” puedes subir las fotos desde la red celular de tu confianza.
Los lentes que tengo son un 45mm, 18-55 y 20-50mm
Un must have para quien está en la transición y desea actualizarse en este mar digital.

Bose A62

Con las tres BBB (bueno, bonitos y baratos). Muy cómodos y son llamar la atención.
La fidelidad del sonido es grata.
Vale la pena invertir en ellos.
Como plus, te recomiendo comprar el cable HeadphoneMate para “A62i” que es compatible para este modelo (además de añadir el manos libres.)

Escrito por:
Categorías:

Escrito el día:
Comentario

Desde que estuve en la escuela (y un poco antes), me fleté varias veces esta serie de preguntas:

  • ¿Quién estudia Filosofía en estos días?
  • ¿De qué vas a vivir como Filósofo?
  • ¿A quién le interesa eso que dijeron los griegos?

Seguidas claro, de esta serie de sentencias:

  • De qué vas a vivir, si sólo se la pasan “filosofando”
  • Seguro terminarás dando clases en alguna preparatoria o en la Universidad.
  • No he visto a ningún filósofo que sea millonario.


Podmoderno. El principio de la Filosofía en podcast.
Uno de los primeros podcast en español de Filosofía. Idea originada en la tertulia digital con el maestro Miguel A. Torres Vera

Después de leer el artículo de Oscar de la Borbolla, pensé (de manera vaga y pesimista) en gente deambulando por los pasillos de la Universidad, en sí mismos, en el nihilismo de lo propio. En aulas donde son pocos los que realmente entran a la discusión de la clase. Y que al parecer con el paso de los semestres, aún no configuran o se adueñan del lenguaje de la Filosofía. No está en ellos (aún).

Por otra parte, recordé que la discusión con los “Otros” siempre iba más allá. Se aterrizaba el punto medular. Se creaban analogías adaptando las categorías (de la materia y del contexto a tratar) a la realidad. Brillaba y se respiraba el aprendizaje. Y ahí, renacía la Filosofía. Hay quienes salían del salón de clase y seguían envueltos en la pasión del autor. Comenzaban estos destellos (sobre el entendimiento) del mundo a través de la Filosofía y dábamos pequeños saltos para amarla y hablar a través de ella.

Pienso que eso es “filosofar” (más allá de los contextos y situaciones cotidianas) es tener claros las categorías de análisis (propias y ajenas) de la φ para crear y re-crear nuestra visión del objeto (ya sea del mundo, alguna problemática, algún deseo, etc) a estudiar.

Propiamente, “filosofar” es de-velar y des-cubrir las “fallas de la PC”.
Es criticar de manera contundente la validez o invalidez de los argumentos contrarios al pensamiento propio. No es escribir en 140 caracteres (por ser sintético y escribir en 15 mensajes una lluvia de ideas perdidas por la fuerza efímera de la red social) o transmitir panfletos desde Youtube. Es crear consciencia sobre la carencia del elementos discursivos del Otro (el Estado, Dios, EPN, etc.).
Crear consciencia a través de la Filosofía es el deber ser de todo filósofo.

El quehacer filosófico (o ¿cómo pa’ ‘ondé chingao jalo?)

Esa pregunta llegó así:

¿Y qué escuela/corriente filosófica deseo estudiar?

Debido a la amplitud de la φ, se tiene que delimitar el conocimiento.

La Filosofía (como las demás carreras) tienen ramas muy interesantes.
En mi Alma Mater existen 5 áreas de estudio (por si andaban con el pendiente).

Por supuesto, se debe tener el cognos básico para entender qué es una falacia, conocerte algunos presocráticos, la tríada griega (Sócrates, Platón y Aris de apellido tóteles), la de Hegel (tesis, antítesis y síntesis), algunos referentes de locuciones en latín y otros (et al, pa’ que se sientan en confianza, pues).

No hay que tragarse el cuento de que de la Filosofía no se puede vivir.
Eso me quisieron hacer creer. Por que pensar, re-pensar y re-flexionar es un problema para quien desea verte cegado. Para quién vive de la falta de conocimiento del Otro, quien se alimenta de que estés en la “Matrix” (o en la Cueva, la Isla o cualquier paraíso de distracción para la mente, según tu gusto).

  • ¿Cómo se genera el conocimiento?
  • ¿Qué es la ganancia absoluta?
  • ¿Por qué el hombre es dueño de la fuerza de trabajo?
  • ¿Por qué Abraham es el ejemplo claro de la fe ciega?
  • ¿Cómo puedo entender el sincretismo en AL?
  • ¿Qué es Dios?
  • ¿Qué es el ser humano?
  • ¿Quién soy?

Parece que son preguntas con respuesta sin aparente fin. Sin embargo, la Filosofía ha sido motor central para darnos una luz a eso que quizá a veces, parecen ser una vorágine de elementos que no van de la mano. Me refugio en Campbell, Koiré, Bachelard y otros que nos explicar sobre la fascinación del mundo a partir de la Filosofía pasando por la Lingüística, Psicología, Antropología y demás, ligados de manera directa a la Madre de todas las Ciencias.

Quizá falta (y mucha) esta re-flexión sobre el uso de la Filosofía.
No sólo como esta acumulación de “cognos” y parecer diccionarios andantes.
Siempre (pienso) aplicamos la Filosofía de manera indirecta. En los refranes ó frases populares. En los consejos de los sabios (o cómo dirían en el pueblo de mi padre: de los que saben).
Está en las historias de los Otros.
Está en la experiencia de vida.
Es sólo entender la re-flexión con la ayuda de la φ

Cerraré mi anotación con una experiencia que me pasó con un familiar en la carretera.

Cierto año donde el discurso de cierto presidente fue “declarar la guerra al narcotráfico” (por que constitucionalmente sólo podía hacerlo con ese verbo, para el uso de las fuerzas armadas), me detuvo un retén de militares y policías federales.

El oficial nos pidió bajarnos del vehículo.
Accedimos.
Nos pidió nuestros nombres y razón por la cual viajábamos.
Dimos nuestros nombres y no la segunda razón. Le explique que eso era prácticamente una intromisión a mi vida privada.
Algo enojado por mi respuesta (y la verdad por quererme hacer ver mi suerte [o sea, por joder]) me pidió abrir la cajuela del carro. Tomé una actitud más amable y abrí el cofre.

Se dirigió a mi copiloto y le preguntó:

- ¿Es familiar del joven? -
- Si. Así es – respondió sin titubear.
- ¿Y a qué se dedica el muchacho? – mirándome de pies a cabeza.
- Estudia Filosofía – respondió mi acompañante -

De manera mucho más burlona y muy macho, se dirigió a mí. Levantó la voz para que todos los oyeran y preguntó:

- ¿Estudias Filosofía? ¿Y eso para qué?

Tomé quizá tres segundos. Le devolví la mirada y contesté:
- Sirve para pensar. Para no usar uniforme y obedecer órdenes. Para andar libre por el mundo.

No supo qué hacer. Se quedó callado dos segundos. Sintió la mirada de todos. Se avergonzó.
Sólo me preguntó por impulso:

- ¿Y el señor, qué es de usted? -
- Es mi pareja ¿Algún problema con ello? – respondí muy seguro.
- ¡No! ¡Ya váyase! ¡No cause problemas!-

Me devolvió mi licencia y emprendí mi regreso a casa.

Al parecer, se ofendió por lo primero. No importó lo segundo.
Igual y hubiese dicho que era el chef de mi familia.

Pd.

  • Gracias al maestro Oscar por darme el ánimo par escribir. En serio, espero que podamos coincidir pronto (por aquí o en cualquier espacio)
  • Al maestro Miguel A. Torres Vera, quien siempre funde su amistad en reflexiones más allá de lo podmoderno.

Escrito por:
Categorías:

Escrito el día:
Comentario

Al paso de los años

A mucho años de que empecé este viaje en los blogs, he visto una efervescencia de todo:
Viners, Youtubers, Instagramers y agregados culturales.

El movimiento per se de los blogs se fue amoldando a nuevos canales de comunicación siendo éste, la verdadera catapulta. A su vez, algunos viejas “bitácoras” se perdieron. Se concentraron en otros rumbos. Deshicieron su esencia primaria. Les perdí el respeto y esa admiración. Ese sentimiento, es quizá parte de la vida y del modo en el cual, se va creando una selección del material a consumir. Un servidor, lo llama edición. Otros (buscando palabras más rimbombantes) lo llaman curación de contenidos.

Te vuelves más exigente con el tipo de lecturas que consumes, escuchas y ves. No todo está en la red.
No es difícil escribir.
Como lo comentó Mark (en una de las mejores charlas que llevo del año) )una de las motivaciones para escribir es saber cómo solucionar X problema, definir Y solución o entender Z ecuación a la que te enfrentas.

En un blog personal, lo realmente difícil, es mantener una línea editorial para focalizar tus inquietudes.
Así que por paz mundial y mental, conservaré de 5 a 15 (cuando mucho) categorías para compartir.

En palabras de Mel Gibson citando una de las frases mas cautivadoras del cine:

i’m too old for this shit

Cuidando el contenido.

Sigo enamorado de las viejas formas de distribución del conocimiento (libros en formato de papel). Estoy encantado con el revival de los LP. y adoro mi reloj automático.
Propiamente, soy un enamorado de los ritos.
Seguiré con la política (todo los hombres son necesariamente animales políticos en algún punto de la vida). Y los invitaré en un futuro no muy lejano, a crear de manera conjunta, iniciativas que permitan una diversificación del modo en que operan las lagunas mentales y fuerzas políticas en este país.

Quizá la sección de música se convierta en un mixtape quincenal.
Añadiré una sección de podcast (muy personales) con diversos personajes.
Diseño, política y filosofía estarán presentes de un modo u otro.

Jugaré con avances de esa cosa que ya no sé si llamarle libro. Durante muchos años, anhelé con hacer una historia de historias. Microcuentos e histerias del imaginario.
Hoy, sólo deseo terminar este escrito.

Lifes go on

Kuroniria es parte fundamental de mi vida.
Me encanta establecer la comunicación de personas con personas, a partir de las pasiones que atraen a los unos con los otros. Todos tienen alguna necesidad y el mar de posibilidades es tan infinito siempre y cuando, continúes con el aprendizaje de tu área.
Aprendí a diversificar el potencial y sigo cabalgando en los cimientos que domino.

Nunca es tarde para aprender a decidir qué es lo conveniente para las partes.
Las caídas son pocas y cuando pasan, absorbes el golpe.

Aprendes a poner límites entre lo que es y lo que no es.
Falta mucho por aprender.
Las cosas que verdaderamente se quedan en tu vida, son pocas.
Aprécialas.
Aprende a pedir perdón.
Perdónate las veces que has fallado.
No las vuelvas a cometer.

Escrito por:
Categorías:

Escrito el día:
Comentario

En este sitio usamos una licencia CC Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco.
Lo que traduciremos a:

  • Compartir — copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato. (excepto comercial)
  • Adaptar — remezclar, transformar y crear a partir del materia.
  • El licenciante no puede revocar estas libertades en tanto usted siga los términos de la licencia.

Escrito por:
Categorías:

Escrito el día:
Comentario

(escuchando “Nocturnal Transmission” de BT)

Quizá, es una de las constantes en el mundo del diseño en general.
Es una oración que a veces no logro concretar en todo el sentido.

¿Qué es “echarle más diseño”?

Dentro de las investigaciones del Research Institute for Life Purposes of Kuroniria intentamos recrear el sentido de esta frase en algo que el cliente desea decirle a su diseñador de confianza:

  • No me gusta tu visión de diseño
  • Quiero que “mi diseño” se vea más “llamativo”
  • Quiero más colores que tenga que ver con mi logotipo
  • No pasa nada si nos salimos tantito del manual de identidad
  • No tengo un manual de identidad de mi logotipo, pero sé que lo harás por un precio cómodo (o gratis)
  • La verdad es que me gustó, pero quiero ver hasta dónde puedo darle a esto un punto de quiebra y así ya no me cobrarás
  • O realmente, no eres el indicado para este trabajo.

Y sin lugar a duda, ustedes tendrán otras frases que ofrecer a esta anotación.

Ante todo (para evitar a este tipo de clientes) debe revisar tu portfolio y estar seguro de que está buscando esa visión de diseño que tienes para poder satisfacer su necesidad.

¿Recuerdas las preguntas perennes?

  • ¿Qué?
  • ¿Por qué?
  • ¿Para qué?

¡Aplícalas!

Si llegó a ti por alguna recomendación, debes estar seguro (diseñador) del cliente con quien quieres trabajar. Si no le agrada lo que haces desde el principio, mejor pregúntale qué visión de diseño tiene.
Si.
Esta pregunta podría leerse como una pregunta suicida. Sin embargo, si te muestra parte de su visión y si piensas que no eres parte de ello en lo absoluto, dale las gracias por su visita.

La vida se trata de solucionar cosas. No es un intento por tratar de caerle bien a todo el mundo. Tampoco es cambiar tu percepción del diseño sobre tu trabajo.
Sé prudente y claro desde el principio.

Confía en tu instinto y aprende a someter tu juicio de valor (¿por qué quiero hacer esto? ¿por qué no quiero? ¿he tenido esta experiencia antes?)
Sé valiente y aprende a decir no. Esto te evitará interminables juntas de trabajo, retrasos por cosas que quizá no explicaste (pensando que tu cliente está educado a un lenguaje que a veces, no tiene). Cien mil cambios que al final del partido, no sólo habla de tu falta de aprendizaje en el tema, sino del carácter que requieres para defender tu posición.

Ojo:

Conoce tus límites.

No puedes hacer: video, foto, tocar la mandolina, programar dormido usando los dedos del pie derecho y otros.
Sé que tienes el conocimiento (todo a distintos niveles). Sin embargo, un “todo terreno” queda mal en algo. Aprende a compartir todo y paga por que alguien lo haga con el nivel apropiado.

Aprende a llevar las cosas con mejores flujos de comunicación y trabajo.

Establece las reglas de comunicación con tus clientes en cuanto a los horarios.
No atiendas llamadas después de cierto horario. Aprende a separar tu vida laboral de la personal.
Crea flujos de trabajo a partir de experiencias previas. Siempre es bueno un cambio.
Etiquetas los correos de tus clientes (labels), por medio de un sistema de nomenclaturas y por ningún motivo, tires algo a la basura.

Cotiza el precio que vale tu trabajo.

Dale un valor a las “horas nacha” que pasas en el proyecto.
Si hay otras cosas que el cliente pida (como vimos en los párrafos anteriores) recomienda a alguien más.

(actualización)
Compartiendo unos tweets con Abelardo Ojeda, me comentó sobre una anotación del 2008 (¡vaya que pasa el tiempo!) sobre el tema que tiene los siguientes puntos:

“Los diseñadores no diseñan para ellos o porque les gusta, investigan y prueban basándose en lo que funciona.”

Un verdadero diseñador estará buscando distintas formas de representar algo. Tomen en cuenta este punto.

Un diseñador NO es una persona que hace las cosas bonitas solo por adornarlas, en vez de eso, es alguien que piensa exactamente porque y como deben esos elementos estar con una función específica.

Todo tiene una razón de peso.

Diseña para ser leído a primera vista (por eso muchos sitios en flash rompen ese primer estado de la comunicación con sus “intros”).
Evita el balance estático pero crea elementos similares para dar un standard a tu web. Un balance desigual ayuda a ubicar rápidamente y a llamar la atención.
Diseña para dar claridad e impacto.
El diseño visual es una herramienta para dar un mensaje, no es el mensaje en si mismo.

Diseño ideal:
Simple y limpio para comunicar el mensaje.
Apropiado para su medio y audiencia.
Funcional; todo tiene una razón para estar ahí y por eso está ahí.
Económico: debe ser útil y necesario si está en la página.
El buen diseño no ocurre repentinamente o sin trabajo. Es una evolución de aciertos y fallas. Nunca estés tan casado a un diseño o a un elemento de diseño que sea imposible tirarlo y empezar de nuevo

Escrito por:
Categorías: ,