¡Échele más diseño!

Escrito el día:
Comentario

(escuchando “Nocturnal Transmission” de BT)

Quizá, es una de las constantes en el mundo del diseño en general.
Es una oración que a veces no logro concretar en todo el sentido.

¿Qué es “echarle más diseño”?

Dentro de las investigaciones del Research Institute for Life Purposes of Kuroniria intentamos recrear el sentido de esta frase en algo que el cliente desea decirle a su diseñador de confianza:

  • No me gusta tu visión de diseño
  • Quiero que “mi diseño” se vea más “llamativo”
  • Quiero más colores que tenga que ver con mi logotipo
  • No pasa nada si nos salimos tantito del manual de identidad
  • No tengo un manual de identidad de mi logotipo, pero sé que lo harás por un precio cómodo (o gratis)
  • La verdad es que me gustó, pero quiero ver hasta dónde puedo darle a esto un punto de quiebra y así ya no me cobrarás
  • O realmente, no eres el indicado para este trabajo.

Y sin lugar a duda, ustedes tendrán otras frases que ofrecer a esta anotación.

Ante todo (para evitar a este tipo de clientes) debe revisar tu portfolio y estar seguro de que está buscando esa visión de diseño que tienes para poder satisfacer su necesidad.

¿Recuerdas las preguntas perennes?

  • ¿Qué?
  • ¿Por qué?
  • ¿Para qué?

¡Aplícalas!

Si llegó a ti por alguna recomendación, debes estar seguro (diseñador) del cliente con quien quieres trabajar. Si no le agrada lo que haces desde el principio, mejor pregúntale qué visión de diseño tiene.
Si.
Esta pregunta podría leerse como una pregunta suicida. Sin embargo, si te muestra parte de su visión y si piensas que no eres parte de ello en lo absoluto, dale las gracias por su visita.

La vida se trata de solucionar cosas. No es un intento por tratar de caerle bien a todo el mundo. Tampoco es cambiar tu percepción del diseño sobre tu trabajo.
Sé prudente y claro desde el principio.

Confía en tu instinto y aprende a someter tu juicio de valor (¿por qué quiero hacer esto? ¿por qué no quiero? ¿he tenido esta experiencia antes?)
Sé valiente y aprende a decir no. Esto te evitará interminables juntas de trabajo, retrasos por cosas que quizá no explicaste (pensando que tu cliente está educado a un lenguaje que a veces, no tiene). Cien mil cambios que al final del partido, no sólo habla de tu falta de aprendizaje en el tema, sino del carácter que requieres para defender tu posición.

Ojo:

Conoce tus límites.

No puedes hacer: video, foto, tocar la mandolina, programar dormido usando los dedos del pie derecho y otros.
Sé que tienes el conocimiento (todo a distintos niveles). Sin embargo, un “todo terreno” queda mal en algo. Aprende a compartir todo y paga por que alguien lo haga con el nivel apropiado.

Aprende a llevar las cosas con mejores flujos de comunicación y trabajo.

Establece las reglas de comunicación con tus clientes en cuanto a los horarios.
No atiendas llamadas después de cierto horario. Aprende a separar tu vida laboral de la personal.
Crea flujos de trabajo a partir de experiencias previas. Siempre es bueno un cambio.
Etiquetas los correos de tus clientes (labels), por medio de un sistema de nomenclaturas y por ningún motivo, tires algo a la basura.

Cotiza el precio que vale tu trabajo.

Dale un valor a las “horas nacha” que pasas en el proyecto.
Si hay otras cosas que el cliente pida (como vimos en los párrafos anteriores) recomienda a alguien más.

(actualización)
Compartiendo unos tweets con Abelardo Ojeda, me comentó sobre una anotación del 2008 (¡vaya que pasa el tiempo!) sobre el tema que tiene los siguientes puntos:

“Los diseñadores no diseñan para ellos o porque les gusta, investigan y prueban basándose en lo que funciona.”

Un verdadero diseñador estará buscando distintas formas de representar algo. Tomen en cuenta este punto.

Un diseñador NO es una persona que hace las cosas bonitas solo por adornarlas, en vez de eso, es alguien que piensa exactamente porque y como deben esos elementos estar con una función específica.

Todo tiene una razón de peso.

Diseña para ser leído a primera vista (por eso muchos sitios en flash rompen ese primer estado de la comunicación con sus “intros”).
Evita el balance estático pero crea elementos similares para dar un standard a tu web. Un balance desigual ayuda a ubicar rápidamente y a llamar la atención.
Diseña para dar claridad e impacto.
El diseño visual es una herramienta para dar un mensaje, no es el mensaje en si mismo.

Diseño ideal:
Simple y limpio para comunicar el mensaje.
Apropiado para su medio y audiencia.
Funcional; todo tiene una razón para estar ahí y por eso está ahí.
Económico: debe ser útil y necesario si está en la página.
El buen diseño no ocurre repentinamente o sin trabajo. Es una evolución de aciertos y fallas. Nunca estés tan casado a un diseño o a un elemento de diseño que sea imposible tirarlo y empezar de nuevo

Escrito por:
Categorías: ,

Comentarios

Agrega tu comentario vía Disqus

Así mismo, puedes compartirlo en Twitter y Facebook para darle sabor al tópico

comments powered by Disqus